Anhelos y Esperazas

Muchas veces es difícil, por no decir, casi siempre… Y por no ser fatalista: SIEMPRE. Pero hay días en los que todo se derrumba, y lo que ayer era menos difícil, hoy lo es mucho más.

Por esos días que cuesta levantarse, cuesta hasta respirar, cuesta comer, e irónicamente cuesta conciliar el sueño. Basándonos en culpas sin sentido, o frustraciones o el siempre hecho de sentirlo, de la forma más cruda: YA NO PUEDO MÁS.

Un pequeño anhelo nos mantiene en pie, el de que algo cambie, el de que algo sea un poco mejor. De que algo nos sorprenda, o nos motive…

Pero que me pasa? Si ayer estaba bien!! Ayer disfrutaba del viento, del sol, de las risas de mis seres amados, del café de la mañana.Pero hoy ya no. Nada me mueve, siento que caigo a un vacío del que difícilmente pueda salir… O tal vez mañana me levanté y todo esté bien… O tal vez todo este peor… Pero como saberlo? Porque a veces simplemente ya, no interesa estar bien.

Y en esos momentos lo único que puede salvarnos es hacer paz con uno mismo. Permitirse estar así, dejar de luchar contra uno mismo, aceptarse así, amarse así. Dejarse sentir, sin poner frenos… Con la esperanza y la fe de que pronto estaremos mejor.

Ahí es cuando la calma llega, ya no estás en guerra. Solo sentir, abrazar ese vacío que nos consume y lanzarnos a el sin miedo. Mirarlo a la cara, enfrentarlo. Entender que el único peligro está en tenerle miedo.

No todos los días podemos llenar nuestras expectativas, no todos los días podemos ser la persona que queremos ser. Y eso está bien. Solo hay que darse tiempo, descansar. Y cuando nos sentimos listos, ir a por todo! Pero lo importante es que cuando nos sintamos así no nos juzguemos. Tratemonos con amor y paciencia. Y vamos a ver cómo todo va a mejorar, cuando menos lo esperemos…

Recuerdos de medianoche

Recuerdos inciertos, de tardes sombrías
Resuelven misterios que acosan mis días.
Tan turbios, tan lejos que estar parecian..
Revuelven mi mente y acortan mi vida.

Gran incertidumbre que crei olvidada
Sin miedo descubre mi alma dejada
A merced de todo, cubierta con nada
Se arrastra en lamentos al verse encontrada.

Dulces memorias de mi tierna infancia
Me abrazan de noche, inundan mi cama
Con bellos recuerdos y un millón de lágrimas
Al verlos perdidos no encuentro la calma.

Dónde está mi todo? Por qué ya no soy nada?

Vagas Esperanzas


Días y noches de espera
De espera impaciente
De esperar, pero
sin saber lo que se espera..

Anhelando que algun día
Todo cambie para siempre
Que un soplo de infinito
Me transforme en tierra fértil

Y que crezca la abundancia
De los ríos de mi mente
Y que fluyan con violencia
Arrasando con la muerte.

Muerte sucia, inadvertida
Que se asoma aún en vida
Arrancándome por partes
Cada rastro de energía..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s